Ha cantado un ángel

8 sep 2016


Un concierto y dos amores platónicos. Mi crónica del concierto de The Corrs en Starlite 2016

Recuerdo a los dos amores platónicos que marcaron mi vida en la adolescencia: Steffi Graf y Andrea Corr. La primera, que ganaba los Grand Slam mientras yo iba pasando de cursos en la EGB, nunca fue aprobada por mi padre: “¿de verdad te gusta esta mujer? Pero…si muy guapa no es. ¿Tú la has mirado bien?”. Pero a mi me encantaba, y cuanto menos le gustaba a él, más especial me parecía, más mía, menos de otros. La segunda, ya a finales de los 90, si la aceptaba (tipo listo): “ésta si es guapa”, decía, pero la edad de los pósters ya había pasado, así que la única que conquistó mis paredes fue la alemana.

La verdad es que creo que lo último que vi de ella era su cara, ya que en casa simplemente sonaba, a finales del 97, ‘Talk on corners’, y yo ya de adolescente tenía poco, iba camino de la mayoría de edad, pero escuchar sus canciones era lo más parecido a creerte el rey del mambo, sólo en mi cabeza, lógicamente. Casi ninguno de mis amigos conocía el grupo, algunos se reían literalmente de mi. Y el saberme super fan de un grupo al que casi nadie de mi entorno conocía, y que aquellos que sí lo hacían lo calificaban de ‘cursi’ era cómo que te gustara Steffi Graf, te hacía sentirte exclusivo, y a mi eso me encantaba. Y me sigue encantando. Huyo de las masas. Y del gusto fácil. De ser del Barça o el Madrid, no se si me explico.

img_7851

El caso es que el pasado 16 de agosto The Corrs vino a Málaga. Recuerdo que a finales de los 90 tenían anunciado un concierto en Málaga, en el Teatro Cervantes, pero poco antes del mismo anunciaron la suspensión del evento. No obstante, mi no querer tener el culo quieto nunca, por decirlo de alguna manera, me llevó en los días previos al concierto, como si de un ritual se tratase, un ritual de preparación emocional, a sumergirme en la hemeroteca del Diario Sur de Málaga, diario donde se publicó el no concierto del grupo. Buceando logro encontrar una referencia a ellos (pincha aquí si quieres verla), pero para mi asombro es una foto donde se dice que el grupo va a tocar en sufecha, mientras que yo recuerdo perfectamente que no lo hicieron, todavía siento el disgusto. Ya tengo cita en el archivo del Teatro, ¡quiero saber la verdad! Bueno, lo necesito.

Tengo que agradecer a mi amigo Javier, a Hugo Cortés, y a Ignacio y Beatriz, de Starlite, por hacer todo lo posible para que el concierto resultara una noche inolvidable. Pero sobre todo agradecerle a Álvaro López su disponibilidad, lealtad y amistad, un tipo realmente brillante en todos los aspectos de la vida, tremendo lo suyo.

Con un ‘set list’ de 20 temas, donde hubo espacio para novedades, grandes éxitos y música celta la noche no defraudó. Tras la típica ‘drum intro’ de Caroline, la batería, sonó ‘I do what I like’, tema inicial del nuevo álbum, ‘White Light’, cuya homónima canción reservaron para el bonus final. Luego ‘Give me a reason’ y ‘Forgiven not forgotten’, tema de su primer álbum, y primer piano. ‘Bring on the night’ nos llevó a ‘What can I do’, tema más conocido de su ‘Talk on corners’, donde Andrea se preguntaba qué hacer para que la quisieran. Tras ‘radio’ vino lo más exclusivo de la noche, la fiesta irlandesa: tres temas enlazados ‘lough erin shore’ ‘trout in the bath’, y ‘joy of life’ que nos trasladaron a todos a un pub de Galway, con violines y flautines como banda sonora.

Luego se hizo el silencio y comenzaron los acordes de violín y piano, venía ‘Runaway’, el himno del grupo. Terminó la canción y el personal aplaudió de pié varios minutos mientras a ella se le saltaban las lágrimas. Ese momento moló mucho.

 

 

Con ‘With me to stay’, Andrea cogió el ukelele, para terminar cantando a capella ‘Ellis Island’, la mejor canción del nuevo álbum, para servidor. Una canción que habla de migraciones y refugiados. Muchos eran irlandeses en el S. XIX, y era esta isla la puerta de entrada a USA, a Nueva York. Se dice que uno de cada tres estadounidenses es descendiente de un inmigrante procesado en Ellis Island.

‘Love to love you’ como transición para ‘Only when I sleep’, uno de los temas más conocidos del grupo. ‘Queen of Hollywood’ y ‘Dreams’ (el cover de Fleetwood Mac) nos llevaron a ‘Kiss of life’, tema del nuevo disco dedicado al recién fallecido padre de los cuatro, Gerry Corr. Hombre clave en la historia del grupo, pues también era cantante, versionaba habitualmente a ABBA y a los Eagles delante de sus hijos, que crecieron entre pentagramas.

‘I never loved you anyway’ y ‘So Young’ era el primer fin de fiesta. Pero faltaba algo. ‘White light’ sonó para la traca final, seguida de ‘Breathless’, un tema muy pop y movido, para terminar como no, con una versión tradicional irlandesa instrumental de ‘Toss the feathers’.

Un grupo con un directo tremendo. Con un inglés irlandés que me encanta. Con instrumentos musicales peculiares.

Es lo que acompaña a un ángel cuando canta.

img_7849

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.