Copa Movistar de las Culturas, la experiencia deportiva de mi vida

19 sep 2015


El baúl de los recuerdos me tenía preparada una sorpresa. Hace poco, ordenando alguna que otra cosilla, me topé con algunas fotografías de una experiencia irrepetible y que quiero compartir.

Allá por el verano de 2005, me crucé con un autobús que anunciaba la celebración de un torneo de fútbol sala donde la idea era mezclar diferentes culturas unidas por el deporte. Indagué un poco, y comencé a buscar la forma de poder participar. Entre llamadas, reuniones, citas con amigos, etc, al final nos reunimos un grupo muy interesante. No era un equipo de fútbol. Era un grupo de amigos a los que les gustaba el fútbol sala.

En el tren camino de Madrid, a disputar la fase final.

En el tren camino de Madrid, a disputar la fase final.

El torneo tenía una primera fase que se celebraba en algunas ciudades españolas, y el ganador de cada ciudad pasaría a disputar la fase final en Madrid, en la Ciudad del Fútbol de las Rozas, el sueño de cualquier joven aficionado al deporte. Además, tanto la fase local como la final, la cubría La2 de TVE, con resúmenes en sus programas deportivos. (con vídeos como el que está al principio de este artículo)

Nuestro equipo antes de disputar la final en Las Rozas; arriba,  de izquierda a derecha: Juan Pepe, Francis, David, Alberto, Diego, Alan. Abajo: Juan Carlos, Navas, Pozo, Alfrado y Paco.

Nuestro equipo antes de disputar la final en Las Rozas; arriba, de izquierda a derecha: Juan Pepe, Francis, David, Alberto, Diego, Alan. Abajo: Juan Carlos, Navas, Pozo, Alfredo y Paco.

Y allí estábamos nosotros, con mucha ilusión, a disputar el torneo. Nuestro primer rival fue Marruecos, luego Argentina, Nigeria, y en la final nos vimos con otro equipo español. La experiencia fue maravillosa, destacando el partido de semifinales contra Nigeria, unos tipos que nos sacaban dos o tres cabezas a cada uno, pero a los que superamos con mucho trabajo. Recuerdo aquel momento muy bien, tras el partido, charlando con ellos, sobre deporte, sobre la vida, sobre por qué estaban en Málaga. Y ahí es cuando se cogía el pellizco en el estómago. ¿Por qué? A nosotros iban a vernos nuestros familiares y amigos. A ellos no, ellos, muchos de ellos, estaban aquí solos, buscándose la vida, con veintipocos años. Para llegar al pabellón deportivo, algunos venían andando desde lejos. Recuerdo aquella situación contradictoria. Aquella mezcla de alegría y preocupación. Aquel baño de realidad.

Con los nigerianos, que celebraron nuestra victoria como suya.

Con los nigerianos, que celebraron nuestra victoria como suya.

Tras ganar en Málaga, rumbo a Madrid, a las Rozas. Nos hospedaron en un hotel cercano a la Ciudad del Fútbol, la cual visitamos durante aquel fin de semana varias veces, no sólo para jugar los partidos, sino también para conocer las instalaciones de la selección española, incluso también la escuela de entrenadores, donde en aquel fin de semana de Noviembre, algunos exjugadores como Sergi Barjuan, Alkorta o Martín Vázquez estaban allí en clase.

En las Rozas nos encontramos con Sergi Barjuán, mítico lateral culé.

En las Rozas nos encontramos con Sergi Barjuán, mítico lateral culé.

El torneo avanzaba, ganamos a nuestros primeros rivales, pero caimos en semifinales, contra un equipo de Sevilla. La verdad es que en aquel momento, vivíamos un sueño, y perder o ganar era indiferente.

Nos quedamos con la experiencia, con la importancia del deporte para echar abajo cualquier frontera. Aquel fin de semana, entendí lo que significaba la palabra frontera de verdad. Y la cantidad de ellas que existen en el mundo. También entendí que hay muchas cosas que no entienden de fronteras, y una de ellas es el deporte. Hoy, con el drama de los refugiados tratando de atravesar unas fronteras que algunos cierran con vallas, recuerdo aquel momento con nostalgia, con esa mezcla de emociones que supone la euforia y la decepción simultánea; el sueño y la pesadilla; la vida que tú te crees y la vida real.

Cuadro de resultados en las Rozas.

Cuadro de resultados en las Rozas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.